sábado, 27 de mayo de 2017

Thermomix: Mango Sticky Rice

Seguimos viajando. Porque el síndrome ‘Wanderlust’ es difícil de superar. Viajar nos hace grandes, nos hace libres. Y si eres como yo que te mueve la gastronomía, lo primero que me pregunto cuando voy a un país nuevo es…¿qué cosas nuevas probaré?
Tailandia hoy es nuestro país de visita. Aunque sea solo a través del gusto. Me cautivó tanto, me quedé tan prendada de su gente, su selva, sus playas y por supuesto de su gastronomía que volvería una y mil veces. Tailandia es el país de las sonrisas, y es cierto.  
Quiero ir adaptando recetas sencillas tailandesas, porque es de reconocer que aunque es una gastronomía callejera, utilizan ingredientes que no son tan sencillos de encontrar aquí, y modos de cocinar que no son fáciles de imitar en Thermomix®. Pero lo intentaremos, por lo menos que nos quede rico. 

Hoy traigo un postre después de tres recetas saladas. Se llama Mango Sticky Rice. Lo sirven en la calle al irrisorio precio de 1 o 2€ (esto si estás en una zona cara) y es verdaderamente delicioso. Se come templado o frío, y he intentado simplificar la receta original. Más adelante intentare adaptar otra receta, algo más complejo, pero que es puro amor y dulzor.

Allá vamos.

Necesitamos:

  • 200g de arroz glutinoso
  • 800ml de leche de coco (dos latas)
  • Pizca de sal
  • 150g de azúcar 
  • 1 mango maduro


Y a cocinar! 

  • Empezamos lavando bien el arroz con un colador. Lo hacemos para quitarle el exceso de almidón, si tienes tiempo puedes dejarlo en agua 1 o 2h y después lavarlo. Añadimos en el vaso la leche de coco, el arroz y la pizca de sal. Programaremos 30 minutos, 90 grados, giro inverso y velocidad 1. 
  • Podemos aprovechar estos 30 minutos para ver fotos de Tailandia y soñar nuestro viaje ❤️❤️ 
  • Pasados estos 30 minutos añadiremos azúcar al gusto. Aunque suelo utilizar azúcar moreno en este caso he usado azúcar blanquilla para que no cambiase el color blanco del postre. Yo como soy muy dulzona añado 150g, pero lo mejor es echar un poco e ir probando. Volvemos a programar 5 minutos, 90 grados, velocidad 1, giro inverso. 
  • Aprovechamos para ir pelando y cortando el mango en trozos o tiras. 
  • Cuando la máquina suene, ya está! Parecerá que queda algo líquido, no pasa nada, cuando enfríe espesará ya que el arroz absorberá la leche de coco. El sabor a coco es espectacular. 
  • Acompañamos el arroz con el mango y ¡a comer!.



TIPS

  • El arroz glutinoso no es tan difícil de encontrar como parece. Podemos usar el que venden en supermercados para sushi, pero a falta de arroz de este tipo, nos servirá un bomba tipo arroz SOS. Recuerda: ¡es importante lavarlo!.
  • Es una receta sin gluten, así que es apta para celiacos.
    Si utilizas endulzantes que no sean azúcar, puedes sustituir por azúcar de coco (en herbolarios) o xilitol (es el único que no amarga cuando se calienta).
  • También es una receta sin lactosa, ya que no añadimos leche de vaca. Podemos añadir especias como vainas de cardamomo, o palo de canela. Si utilizamos este último será más parecido a nuestro arroz con leche tradicional.
  • La leche de coco es fácil de encontrar. Cada vez la hay en más sitios y es muy versátil, por ejemplo para recetas como pollo al curry.
Recuerda la importancia conocer bien los ingredientes y los trucos que requiere este tipo de preparaciones:

2 comentarios:

  1. Tiene que estar muy bueno ese contraste con el mango. Mmmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que probarlo. El toque del coco es impresionante.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario. Los leo todos y me hacen muchísima ilusión :)

Un abrazo!.
XoXo