viernes, 5 de agosto de 2016

Red Velvet Cheesecake Cake

Hace un par de semanas, #MrPaciencia me enviaba/sorprendía con un mensajito de texto en el que me preguntaba si quería esa noche salir a cenar (y que quede constancia que tardé 0,5 segundos en contestar con un rotundo SI!!).
El sitio escogido fue exactamente el mismo lugar y la misma mesa donde comimos por primera vez uno de aquellos días del mes de Noviembre del año pasado. El Cheesecake Factory.

Como buen americano que se precie, #MrPaciencia (a quien creo que voy a cambiarle el nombre a #MiAmericano) es también un apasionado del red velvet y donde quiera que vayamos, si hay algo de "red velvet" en la carta, eso que se pide.

El caso es que a no ser que tengas un estómago con un agujero negro, no hay quien se tome un aperitivo, un plato principal, la bebida y un postre en el mismo restaurante (recordáis la proporción vaso vs mantequilla?) con lo que acabamos en casa con nuestros cheesecakes y fue cuando comencé a darle vueltas a la idea de hacer mi propia versión de este cheesecake cake y de tanto darle vueltas al asunto y tras un par de pruebas, éste es el resultado.



Os recomiendo que os arméis de paciencia ya que aunque sencillos, esta es un receta que requiere de muchos pasos y que recomiendo altamente hacer en 2 veces.
Personalmente, lo que mejor me funcionó a mí fue hacer el bizcocho el día anterior y al siguiente día, por la mañana hacer el cheesecake y por la tarde montar y decorarlo.

Para el Cheesecake:
  • 450 gr. Queso crema
  • 3/4 Azúcar común
  • 2 huevos
  • 1/8 cdta de sal
  • 1/2 taza de crema agria
  • 1/3 taza de nata
  • 1 vaina de vainilla 
Preparación: 
  • Pre-calentamos el horno a 160°C (o 325°F).
    Envolvemos (por fuera y a conciencia) un molde desmoldable de 22cm (o 9-inch) con papel de aluminio e insertamos un círculo de papel vegetal/parafinado del mismo tamaño del molde en la base interior del mismo.
  • A pesar de llevarlo al horno, este cheesecake lo coceremos en baño maría con lo que necesitarás hervir agua que posteriormente trasladarás a una bandeja.
Mientras hierve el agua y se pre-calienta el horno haremos la mezcla del cheesecake.
  • Batiremos la crema de queso a velocidad media hasta que obtener una crema suave.
  • Añadimos el azúcar y batiremos hasta que ésta quede completamente integrada.
  • Incorporamos los huevos 1 a 1 y batiremos cada vez.
  • Añadimos la crema agria, la nata, la sal y la vainilla y batiremos un poco más hasta que volvamos a obtener una mezcla suave y sedosa.
  • A continuación, untaremos el interior del molde con un poquito de mantequilla o spray vegetal y colocamos el molde en la bandeja del horno. Rellenamos la bandeja con el agua que teníamos hirviendo hasta mas o menos, la mitad de la altura del molde redondo. Rellenamos el molde con la mezcla del cheesecake y lo llevamos al horno a media altura.
  • Hornearemos durante 45 - 50 minutos. Tras este tiempo, retiramos la bandeja del horno; sacamos el molde, quitamos el papel de aluminio y dejamos que se enfríe completamente y de ahí lo llevaremos al congelador durante un mínimo de 4 horas.

Para el Red Velvet:
  • 2 2/1 tazas harina común
  • 1 1/2 tazas de azúcar común 
  • 2 cdas de cacao amargo en polvo (tipo Valor)
  • 1 1/2 cdta de bicarbonato de sodio
  • 1 cdta de sal
  • 2 huevos L (a temperatura ambiente)
  • 1 1/2 tazas aceite vegetal
  • 1 taza buttermilk
  • 3 cdas de colorante rojo en pasta 
  • 2 vainas de vainilla
  • 1 1/2 cdta vinagre blanco
Preparación:
  • Precalentamos el horno a 175°C (350°F) y preparamos 2 moldes de layer cake de 22cm (9-inch).
  • Por un lado, mezclaremos la harina junto al cacao previamente tamizados, el azúcar, el bicarbonato y la sal y reservamos.
  • En un bowl batiremos los huevos, el aceite, la buttermilk, el colorante, la vainilla y el vinagre. Cuando tengamos un mezcla homogénea la incorporaremos a los ingredientes secos y batiremos a velocidad media hasta que ambas mezclas queden completamente incorporadas.
  • Repartimos la mezcla entre los 2 moldes y hornearemos durante 30-35 minutos.
    Dejaremos enfriar los bizcochos en los moldes durante 10 minutos tras los que desmoldaremos y esperaremos hasta que enfríen completamente antes de envolverlos.
Para el Frosting:
  • 450 gr. queso crema
  • 115 gr. mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)
  • 2 tazas de azúcar glas
  • 1 vaina de vainilla 
Preparación:
  • En un bowl, batiremos el queso crema, la vainilla y la mantequilla hasta obtener una mezcla sedosa.
  • Añadiremos el azúcar y seguiremos batiendo hasta que recuperar la textura suave y sedosa.
Montaje:
Si fuese necesario, igualaremos las capas de bizcocho antes de comenzar a montar la tarta.
  • Colocamos una de las capas de red velvet cake en un plato completamente plano o cake stand.
  • Sacamos el cheesecake del congelador y lo desmoldamos. Lo colocaremos del revés (con el culo y base hacia arriba) sobre la capa de bizcocho y quitamos tanto la base como el papel vegetal.
  • Cubrimos con la otra capa de bizcocho y aplicamos una capa del frosting. 
  • Llevamos la tarta a la nevera durante al menos 30 minutos para que el frosting tome consistencia y volvemos a cubrir con una segunda capa de frosting.

Decoración: 

En este caso tenemos varias opciones:

  • En mi caso desmigué uno de los bizcochos que me sobraron de las pruebas anteriores y cubrí los laterales de la tarta con las migas.
  • Puedes también rallar chocolate negro sobre la superficie de la tarta o bien hacer rulos con un pelador de patatas. También puedes utilizar confetti.
  • Otra opción si te ha sobrado algo de frosting sería teñirlo y hacer alguna decoración con la manga o bien preparar algo más de frosting (no es necesario que hagas tanto frosting; puedes dividir las cantidades).

TIPS
  • Las vainas de vainilla se pueden sustituir por 1/2 cdta de pasta de vainilla o 1 cda de esencia de vainilla. 
  • En el caso del horneado del cheesecake, hay que asegurarse que NO debemos dar calor en la parte superior del horno ya que de no ser así, crearemos una película sobre el cheesecake que será desagradable a la hora de comer. 
  • Veréis que éste queda blanquito y suave. Se moverá un poco (tipo flan) y a medida que se vaya enfriando, también se desinflará. No os preocupéis que es normal.

Y con esto me despido por hoy. Espero que disfrutéis de esta tarta tánto como lo hacemos nosotros.

Un abrazo
XOXO


Descarga esta receta aquí.


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegra saber que te ha gustado :)


      Gracias por tu comentario.
      Un saludo Aixa.

      Eliminar
  2. Que guay! Mis dos tartas favoritas en una!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario. Los leo todos y me hacen muchísima ilusión :)

Un abrazo!.
XoXo

Facebook