Featured

sábado, 29 de marzo de 2014

Gnocchis (ñoquis) y Tradiciones

Si algo malo tiene la vida, es que con el paso del tiempo uno va perdiendo las tradiciones.

Si bien es cierto que no siempre ocurre esto, en la mayoría de los casos, cuando hablamos de tradiciones familiares, sí.

En Uruguay teníamos la tradición de comer gnocchis, (o como diría mi abuela ñññoquis) el 29 de cada mes y hay quienes, como por ejemplo yo, esperábamos ese día con gran impaciencia hasta que vinimos a vivir a España hace ya 25 años y nos acostumbramos a éste país y sus tradiciones.

Poco a poco fuimos relegando nuestras raíces y asentándonos en las españolas; que no digo que esté mal, pero yo hecho de menos las "nuestras".




El otro día, en nuestro Reto 52 Week's salió a relucir el tema de los ñoquis y bueno, una cosa llevo a la otra y ésta a la de mas allá y aproveché que hoy sábado mi madre tenía el día libre para hacer esta receta.

Hay que admitir que es un poco laboriosa, sobre todo cuando una no la tiene "cogida por la mano" pero hay que decir que el resultado merece la pena.

El ñoqui es comida de pobre puesto que no es otra cosa que harina y patata.

Ingredientes:
  • 4 patatas (tamaño medio)
  • 400gr harina
  • 100gr harina (aprox.)

Preparación:

Ésta no es otra que el pelar las patatas y hervirlas (¡no le pongáis sal al agua!).


Cuando estén listas, las colaremos y las chafaremos como si de un puré se tratase.

Con los 400gr. de harina, haremos un volcán y colocaremos la patata en el centro.

A partir de aquí es todo amasar, amasar y amasar. No se necesita ejercer una gran presión para amasar; basta la justa para que se vayan integrando ambos elementos.                                                                                                                                                                     

Aunque parezca que no ligará jamás, no sufráis porque sí lo hará; tan sólo es cuestión de "darle a la masa" y si es necesario, ir agregando más harina (de esos 100gr extras) poco a poco y a medida que se amasa.


Cuando tengamos una masa suave al tacto sabremos que está lista.























La dejaremos reposar unos 20 - 30 minutos y a partir de aquí es cuando comienza lo divertido.

Cogeremos una bola de masa y la comenzaremos a estirar como si fuese un churro.

Tal que si jugásemos con plastelina.

























*Recuerda tener la superficie enharinada continuamente*

Una vez listo el primer churro, iremos cortando trocitos de unos 2 cm aproximadamente.

Repetiremos este paso hasta que hayamos acabado con toda la masa.
























Una vez tengamos todos los trozos hechos, nos tocará darles forma de ñoqui, pero primero pondremos una olla GRANDE con agua, sal y un chorrito de aceite al fuego así mientras formamos los ñoquis, el agua ya va hirviendo.

¡Atentos, que aquí viene la técnica!

Tenedor en mano, cogemos un ñoqui y lo colocamos bien arriba; en el puente.

























Con el dedo gordo, comenzaremos ejerciendo un poquito de presión mientras vamos deslizando el ñoqui por las púas del tenedor.























Si os fijáis en la parte de abajo, se empiezan a notar los surcos.

Deslizaremos el ñoqui por toda la superficie de las púas.

























Una vez llegamos al final del tenedor, habremos de aplicar un poquitín mas de presión con el dedo gordo de la mano para que la punta del tenedor haga un "pellizco" en la parte inferior del ñoqui.

En la siguiente foto os muestro los "pellizcos".


























*¿Os he dicho que tenéis que enharinar muy bien la superficie?*

Ahora os toca darle forma a todos los ñoquis.

¡Ánimo, si es solo un momentín!.

























Tendréis que colocarlos sin amontonarlos ya que en caso contrario, tendréis una pelota de patata y harina en lugar de un bonito ñoqui.

A estas alturas, el agua ya debería estar hirviendo.

Recuerda hacerlo en una olla grande para que a la hora de cocerlos no se nos peguen.

Para trasladar el ñoqui al jacuzzi, en casa usamos la técnica ancestral de "plato y espátula".

Con una espátula trasladamos los ñoquis a un plato y éstos al agua.

























¿Veis lo suelto que quedan los unos de los otros?.

¿Cuánto tiempo hay que cocerlos?.
Pues no lo sé; en esta casa cocinamos a ojo.

Cuando los metes en el agua se van hacia el fondo de la olla y cuando ya comienzan a estar listos, ellos solitos salen a flote.

Una vez hayan subido, calcula 1 minuto antes de sacarlos.



¡Un consejo! o dos...




- Cuando sea el momento de sacarlos del agua, no lo hagas con un colador, hazlo con una espumadera y ponlos en una bandeja amplia.


En casa usamos la bandeja del horno.


- Vuelvo a repetirme... Si no les das espacio a lo ancho, se pegarán los unos a los otros.



























- Si te ha sobrado y te los quieres comer al día siguiente, la mejor manera de calentarlos es poniendo un chorritín de aceite en una sartén y saltearlos.

Este método le aporta una fina costra crujientita por fuera que los hace aún mas ricos.

Un paso a paso muy completo y que quizás se os haya hecho un poquito largo pero...

¡¡No hay nada mejor que las tradiciones!!

A parte del origen y tradición real, en Uruguay se dice, se cuenta, se rumorea que esta tradición  viene porque los políticos y funcionarios sólo aparecían por la oficina el 29 de cada mes para recoger la paga mensual y de ahí que se ponga una moneda o billete debajo del plato mientras comemos; para atraer la suerte monetaria :D

Antes de despedirme, dejadme que os presente a mi madre o como la conocéis algunos, #SantaAbuela.

A la pobre mujer que siempre lío para que me ayude con este tipo de cosas.



Desde este lado de la pantalla, 
ambas os mandamos un beso y os damos las gracias



Y como siempre;

Nos vemos en las redes ;)



Descarga este post aquí

lunes, 10 de marzo de 2014

Costillas de Cerdo Caramelizadas

He descubierto (muy a mi pesar) una nueva receta-adicción.
La verdad es que fue bastante al "tun-tun".

Aquello de que piensas "esto con esto y con esto otro tiene que salir bien".

Total, que a lo tonto, a lo tonto, nacieron las Costillas de Cerdo Caramelizadas.





Siendo sincera, esta receta la hice por partida doble.

Sí, la hice dos días y con ánimo de hacer unas pruebas de sabor y he de decir que la versión picante fue la que mas me gustó.

Sin picante están MUY bien, pero encuentro que les falta un "punch".

La versión no-picante la probaron mis sobrinos y según mi Hugo, estaban "mas o menos ricas"... Hasta que llegamos a la conclusión que el hecho de tener hueso es lo que hacía bajar la nota :D  Pero que de sabor me daba un 10

La receta es un poco orientativa ya que la cantidad de carne varía en función de la cantidad de comensales porque varía en el tamaño de las costillas y de si comeremos un primer plato, con lo que, entonces contamos unas 3 costillas por persona.

Ingredientes:

  • Costillas de Cerdo.
  • Aceite de Oliva.
  • Pimienta y Sal.
  • Romero Fresco.
  • 3-4 dientes de Ajo.
  • Copos de Guindilla al gusto (o 2 guindillas bien picaditas).
  • 1 cdta de Paprika (pimentón dulce).
  • 1 cdta de Jengibre (lo mejor es laminar un jengibre fresco pero yo no tenía en casa).
  • 8 cucharadas de Miel.
  • 8 cucharadas de Salsa de Soja.
  • 5 cucharadas de Vinagre de Arroz.
  • 300 ml de Caldo de Pollo.
  • 3 Cebolletas.


Preparación:


  • Pre-calentamos el horno a 180 ºC
  • Sazonamos las costillas con sal y pimienta.

Si no tenemos una bandeja de este tipo, haremos este paso en una sarten normal y luego lo pasamos a una bandeja del horno.



  • Encendemos el fuego y cuando la bandeja (o sartén) esté caliente, ponemos 3 cdas de aceite de oliva y ponemos las costillas, los dientes de ajo (no hace falta pelarlos) y encima, las ramitas de romero.
  • Sellamos las costillas durante 5-10 minutos (hasta que estén doradas por ambos lados).




  • Iremos dándole vueltas a las costillas hasta que estén doradas y cuando estemos sellando la última cara, añadiremos el pimentón dulce, la guindilla en copos, el jengibre, cubriremos con miel y dejaremos cocer durante unos 2 minutos y veamos que la miel comience a caramelizar.

*Fijaros en las burbujitas que van haciendo la miel*





  • A continuación; añadiremos la salsa de soja, el vinagre de arroz.
  • Probamos la salsa por si tuviésemos que re-ajustar los sabores y dejaremos reducir la salsa durante un par de minutos.
  • Añadimos las cebolletas (no las piquéis muy pequeñas), el caldo y lo llevamos a ebullición a fuego medio-alto durante 5 minutos.
  • Pasados los 5 minutos y si lo hemos hecho en una sarten, colocaremos el contenido de la misma en una bandeja/fuente de horno.



Ahora es cuando deberíamos llevar las costillas al horno.


Puesto que no queremos una carne reseca, hablemos del tiempo de horneado.

- Si las costillas son pequeñas y con poca carne (como lo fueron en mi caso), hornearemos durante 15 minutos, las sacaremos, les daremos la vuelta y devolvemos al horno unos 15 minutos mas.

- Si las costillas son mas de "constitución media", hornearemos del mismo modo pero durante 20 minutos por cada lado.

- Si al final, a lo mejor hemos cambiado el cerdo por ternera o por cordero, porque en casa son mas comilones y este tipo de costillas tienen más carne y son mas grande, entonces deberemos hornear 30 minutos por cada lado.





TIPS

- Si tienes una fiesta, cena/comida, o si no tienes tiempo; puedes hacer esta receta con un máximo de 2 días de antelación.

Tan solo tienes que omitir el proceso de horneado y dejar las costillas marinando bien tapadas con papel film.

- Cuando las pongas en la fuente, hazlo con la mayor proporción de carne hacia abajo ya que con ello te aseguras de que quedarán bien cubiertas.

Esto hace que la carne absorba gran parte de los jugos del marinado y se intensifiquen los sabores y así mismo, la carne quedará extremadamente jugosa y sabrosa.

- Cuando vayas a hornear, asegúrate de haber sacado la carne de la nevera con antelación ya que el frío hace que "las carnes se aprieten".

- Si tenéis niños que vayan a comer, podéis hacer esta misma receta pero suprimiendo las guindillas (así lo hice yo cuando vinieron mis sobrinos).

- Si no sois muy amantes del picante pero no os molesta que tenga un leve toquecito, podéis sustituir el pimentón dulce por pimentón picante.
Éste le dará un ligero toque sin darle todo el "punch" que le darían las guindillas. 




Después de leer toda esta parrafada soy  mas que consciente de que pueda parecer algo muy complicado de hacer pero nada mas lejos de la realidad.

Fácil, rápida, sabrosa y un éxito asegurado.


Nos vemos en las redes ;)



Descarga este post aquí

viernes, 7 de marzo de 2014

Donaciones, cortes de pelo, ilusiones y sonrisas.

Hay quien dice que soy una persona que "no deja títere con cabeza" y en cierto modo, es así.

Pocas son las cosas que hago sin una razón en particular y este corte de pelo, no iba a ser menos...

Desde que empezamos con los cursos online solidarios, me hice (personal e interiormente) el propósito de ayudar en todo lo que me fuese posible desde mi humilde posición.

Donar, no puedo donar miles de €uros porque básicamente no los tengo; ni puedo financiar una investigación ni cosas por el estilo pero siempre habrán cosas que se puedan hacer.

Esta enorme mata de pelo que me corté ayer y que mide poco más de 62cm, va ir a parar a Pekelucas.

Pekelucas es un "banco de donación de cabello para confeccionar pelucas oncológicas infantiles en España"



Pekelucas es fabricar pelucas infantiles para niñas de entre 5 y 14 años que hayan perdido su cabello a causa de la quimioterapia, la radioterapia, quemaduras, alopecia areata, alopecia universal, tricotilomanía o cualquier otro problema, sin ningún coste para sus familias.

El coste habitual de una peluca está entre 2.000 y 3.000€ y de este modo, y gracias a las donaciones de cabello son PELUCAS 100% GRATUITAS.

¿Os imagináis si además de lidiar con una enfermedad como ésta en vuestros hijos, sobrinos, hermanos, nietos... tuvieseis que gastaros un dineral en intentar que el niño se sintiese "normal"?.

Por suerte, existen aún personas (peluqueros en este caso) que regalan su tiempo y su profesión para, junto a las donaciones de cabello, poder hacer estas pelucas y regalarlas.

Pero claro, por más que yo done mi cabello y un peluquero done su tiempo, hay cosas que aun así hay que pagar; como los productos para desinfección, los materiales para la confección de las mismas, etc., Pekelucas recoge también donaciones económicas y es que realmente no importa si son 2€ o 100€, "Todo cuenta. Todo suma".

Para unos puede ser el donar lo que se gastarían en el cine, o en salir a cenar fuera, o en pedir unas pizzas... realmente, la cantidad, no importa.

Os dejo algo de información y espero que os animéis a "cortar por una sonrisa" (o a alguna donación por mas pequeñita que sea).

Web: 
http://www.pekelucas.org
Facebook: https://www.facebook.com/pekelucas.org
Twitter: https://twitter.com/Pekelucas_org

¡Oh!. Y una última cosa que me encanta... Si todo esto te parecía poco, puedes seguir la evolución de lo que se ha hecho con tu pelo y si lo deseas, te enseñan el resultado final de la peluca!.

Esta gente, ¡¡son geniales!!.



Un abrazo, y nos vemos en las redes ;)


Copyright © 2015 Sakura Creative Mind