martes, 30 de diciembre de 2014

Balance del año y propósitos del 2015

 Quien dijo aquello de que “las noches se hicieron para dormir” resulta que no me conocía :D

Mis noches las hicieron para pensar y mi pensamiento de anoche se fue directamente a principios del 2014, cuando hice mis propósitos para el año.

La verdad es que me puse a hacer balance del año, de las cosas que me propuse y cumplí con éxito, de las que me quedé a medio camino y de las que no hice ni por casualidad =P

Y es que leyendo aquel mítico post me ando riendo sola… Mira que admitir mis imperfecciones en público… ¡¡a quien se le ocurre!!.

Pero oiga,  el balance de mis retos-propósitos he de decir que ha resultado no ser tan desastre como pensaba.



1º.- Hacer la cama:
Si el año tiene 365 días podemos decir que lo he cumplido durante 300; un resultado nada despreciable.

2º.-  Renovar la habitación:
¡Un exitazo oiga!. Tanto es así que directamente renové la casa entera (me mudé).
Sigo queriendo el sticker pero no me animo a comprarlo porque en esta casa es todo gotele y si me lo compro y luego se ve horroroso me voy a enfadar (que me conozco).

3º.- Motivación:
Fallo estrepitoso.
No me preguntéis en que parte me perdí porque ni yo misma lo sé. (Maaaaaaaaaaaal Saku, ¡¡MUY MAL!!).

4º.- Mejorar mi nivel de inglés:
Bien, muy bien… Pero me sigue dando una vergüenza tremenda; y eso que como ya os comenté, me paso el día hablando en inglés (incluso a mi peque le voy haciendo un spanglish) y lo que es “peor” aún, pienso en inglés.

Aún con todo, hay  retos que no están incluidos en esa lista que me planteé a principios de año y que quizás por ello resultaron mucho más sorprendentes (algunas de carácter muy personal que seguro que entenderéis que quiera quedármelas para mí).

Uno de los más significativos fue que algunas Sakuritas y una servidora conseguimos completar un reto culinario muy grande y aunque sí que es verdad que algunas se quedaron por el camino, otras fuimos las que aguantamos como unas jabatas…
52 recetas nuevas en 1 año (aunque por iniciativa propia, algunas de las chicas hemos hecho semanas con retos-dobles), 1 por cada semana.
Parece poco pero según el ritmo de vida que tenemos algunos puede llegar a resulta toda una odisea.
En el reto hemos tenido embarazos, nacimientos, reformas integrales en casa, mudanzas, operaciones, creaciones de blogs…
¡¡Si es que nos ha pasado de todo!! =D



Y lo mejor de todo ha sido ver el apoyo de unas a otras; esos días en los que alguien estaba regulín y se les acumulaban 2-3 semanas sin hacer nada es cuando más se sentía a las demás compis dando su aliento; verlas ayudándose entre sí a la hora de buscar recetas, resolviendo dudas, ayudando con el “¿dónde compro esto?”;  “¿alguna sabe qué pasa si…?”

¡¡Y no será porque no les he complicado el reto eeeeeeeeeeh!!  =P

 Que si esta semana cocinamos con ingredientes, que si temática internacional (con receta original del país, no típica, lo que añadía una dificultad muy importante), que si ahora vamos con el tema nacional (típico y tradicional) y oooooooobviamente, las últimas semanas las hemos dedicado a la temática Navideña.

No puedo evitar sentirme (y disculpadme por la palabreja) jodidamente ORGULLOSA  y es que ahora somos UNA GRAN FAMILIA ^_^

Yo creo que el balance es positivo aunque claro, siempre se puede mejorar J

Y claro, ¿qué retos voy a plantearme este año?.




De momento tengo claro que quiero mantener los del año pasado, añadir uno muy importante que es avanzar con la recuperación post-operatoria y repetir el reto culinario… eso sí, con algunos cambios muy significativos (no asustarse, no será nada tan rebuscado con el de este año).

 Valga la redundancia… os aconsejo que os animéis a participar en el reto de este año porque va a ser BESTIALMENTE GENIAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario. Los leo todos y me hacen muchísima ilusión :)

Un abrazo!.
XoXo