martes, 4 de noviembre de 2014

La razón por la que nace el Curso SOLIDARIO Navidad A FAVOR de los NIÑOS



Impacta, ¿verdad?. Os presento a Uriel, el #BuenHijo.

Esta es la segunda vez que hablo de mi vida personal. Es la segunda vez que os cuento algo relacionado con mi vida que va más allá de mis aventuras culinarias. MUCHO más allá.
Y sin duda a unos va a impactar y a algunos otros los va a dejar de piedra porque si por algo se me conoce en mis círculos sociales es precisamente por ser una tumba y no es sólo por lo que os voy a contar sino por el hecho de que lo esté haciendo.
Es más; diría que nadie que no sea mi madre y mi hermana conoce esta parte de mi vida y aún así, hasta mi propia hermana tiene conocimientos limitados.





Tubos anclados a su pequeño cerebro sin oxígeno. Su diminuto corazón parándose por momentos. Piel quemada por los electroshoks que impedían que su corazón se rindiera. Máquinas bombeando al 100% para mantenerlo en el mundo de los vivos. Incubadoras especiales que fueron especialmente pedidas para él porque simplemente no cabía en una de niños prematuros. Medicación experimental (tengo los papeles que firmé guardados de recuerdo). Las míticas 24 horas críticas que se convirtieron en 48, luego en 72 para finalmente acabar siendo un "Lo sentimos. No estamos seguros. Sólo el tiempo nos lo dirá". Días, semanas de espera para ver que iba a pasar.


Al cabo de los meses, me llevé a casa a una "cosa" deformada. Hinchada por la medicación. Sin poder abrir los ojos a causa de dicha hinchazón.


Y perdonadme la dureza... un YONKI
Tal era la dependencia a todas las "porquerías" que le habían dado que no comía. No dormía.

Pasaron meses hasta que comenzó a tener un aspecto "normal". Con sus formas redondeadas y saludables 
(y no, no os voy a contar mi vivencia personal como madre porque sería muy extenso y complejo de explicar y aunque no lo creáis, nos desviaría del tema en cuestión).

Con el paso del tiempo mi ojo avizor (tengo complejo de ojo de Sauron; aquel que todo lo ve) comencé a ver ciertos comportamientos un poco extraños como por ejemplo que no nos mirara. 
Su vista estaba perfecta pero no nos encontraba.
Sólo nos veía a través de un espejo. Para que él te mirase a los ojos o te viese teníamos que cogerlo en brazos y ponernos delante de un espejo. Ahí es cuando él nos encontraba y reía de alegría.
También le molestaban ciertas composiciones de colores y/o formas y tamaños y muchas otras cosas más.
Tras una reunión con la guardería en la que les transmití mis "hallazgos" sus profesoras se pusieron a trabajar descubriendo así otras deficiencias en su comportamiento.


Seguramente os estaréis preguntando qué tiene que ver esto con un curso solidario y la verdad es que tiene TODO que ver ya que así fue como comenzó mi andadura con Servicios Sociales.
Cientos de reuniones después y dadas las alertas correspondientes se dictaminó que Uriel era y es un niño especial. Autista, de la rama obsesivo-compulsivo-agresivo, Asperger, Hiperactividad, TDAH.

Así es la vida de Uriel.

Así es mi vida (y la de mi madre ya que vivimos los tres juntitos).
La vida de una madre soltera con muchas carencias pero muy orgullosa de los pequeños pasos que por si no lo sabéis yo os lo explico brevemente...

Ante un niño con un diagnóstico así de... potente, y más siendo madre soltera, la guardería / colegio se ve obligada a llevar el caso a Asistencia Social.
Pensad que a partir de ese momento se venían tiempos duros. MUY DUROS en todos los sentidos; y no hablo tan solo psicológicamente sino económica y socialmente.

Una pasa de pagar una guardería y un comedor a tener que añadir a todo ello el gasto de médicos, neurólogos, psicomedagogos, psiquiatras, psicólogos, logopedas, educación especial, etc. De vivir holgadamente (cobraba entre 1.800€ - 2.000€ al mes + el sueldo de mi madre) y permitiéndonos ciertos caprichos a llegar con complicaciones a fin de mes y posteriormente, directamente no llegar a fin de mes.

¿Comenzáis a entender por qué apareció mi tan querida Silvia (mi asistenta social) a mi vida y cómo cambió todo?.
Pasar de colaborar con la Cruz Roja a ser yo quien necesitase ayuda y tener que llegar a necesitar que me hicieran la carta para ir a recoger alimentos. Duro; MUY DURO.
Llegar al punto de no tener Navidad porque todo el dinero se iba en las cosas especiales para el #BuenHijo.

Al menos me consolaba estúpidamente pensando que aún teniendo 2 años él tenia la mentalidad de un bebé y que no se daba cuenta; que "el año que viene será mejor", pero resulta que el año que viene era igualito al anterior o peor.

Viví horrores... Pero también vi horrores y es que solo cuando lo vives lo entiendes.

Por alguna gracia de la vida, el año pasado remontamos un poquito y fue cuando decidí comenzar a devolver parte de la ayuda que había recibido durante los 4 últimos años.
Tampoco nos engañemos. No estábamos "bien". Pero sí que "estábamos". Podíamos llegar a fin de mes "dignamente", que es mucho mas de lo que otras personas podían decir (y yo pude decir en su momento) y por esta razón nació el año pasado el Curso Solidario.

El año pasado donamos el 50% de cada curso a favor de los niños comprándoles juguetes y junto a mi asistenta social y a Cruz Roja los repartimos

Aquí podéis leer el post del año pasado



El caso es que ando un poco "enfadada" ya que hace más de casi 2 mes en el que os vengo recordando que este año haremos un curso solidario para y por los niños.

Un curso al que le he y estoy invirtiendo mucho tiempo y dinero (las recetas necesitan ser reproducidas con anticipación para estar seguros de que funcionarán bien y las cantidades son las correctas) y del cual YO NO OBTENGO NI 1 EURO .

Ni 1 solo. Ni para 1 café. Ni para un caramelo. NADA.

En todo este tiempo han sido tan solo 8 personas las que se han apuntado... ¡¡¡Solo 8!!!.
Para ser lo que es, me parece muy poquita gente y no puedo más que sentirme triste.

Evidentemente (y ellas lo saben) todas y cada unas de las personas que ya están esperando a que comencemos tienen mi mayor ADMIRACIÓN y RESPETO por su buena voluntad... pero sigo sintiendo que necesito mas.
Ayer me dijeron una frase que realmente me removió un poco mi mundo y es que:

"Quitarle a un niño la ilusión de abrir un regalo en Navidad es como asesinarlo"

Pero es que no se queda tan solo en un regalo... que el tema es que con cada regalo vayan chuches y vayan galletas, cacao en polvo y leche para que tengan un desayuno caliente y DIGNO en el estómago al menos el día de Reyes...
Que no os hacéis una idea de lo que es tener que poner 2 dedos de leche y el resto tener que rebajarlo con agua; o tener que darle un trozo de pan con aceite y decirle que es un bocadillo mágico y tiene que imaginarse el embutido que más le guste.

Estamos hablando de 30€ señores.
¿Sabías que te gastas una media de 200€ sólo en dulces navideños?. 
¿Y que además la media en regalos es de casi 300€? ¿Y que el coste de este curso solidario es de tan solo 30€ de los cuales compramos unos 2 regalos y además regalamos leche, chocolate a la taza, galletas y gominolas para que su día sea perfecto empezando ya desde el desayuno?.

¿Realmente no puedes gastarte sólo 170€ de esa media y donar 30€ para regalarle ilusión, alegría y un desayuno caliente a un niño? 
¿Cual es el problema? ¿Que no te gusta la Navidad?. 

Vale; pues sáltate la parte en la que hablamos sobre los adornos navideños pero aún así puedes aprender muchas cosas útiles para tu vida cotidiana.

  • Aprenderéis a calcular cantidades y variedades.
  • Cocina de reciclaje (aprovecharemos las sobras).
  • Decoración para la Casa (bajo presupuesto/reciclando materiales).
  • Decoración para el árbol hecha con pasta para que los más peques se entretengan durante estas tardes tan largas oscuras.
  • Y además, un regalo sorpresa.
Sólo te dejo una pregunta para que reflexiones...

¿Qué pasaría (y que el cielo no lo quiera) si por X razón es tu familia quien comienza a pasar apuros y son tus hijos (hermanos, sobrinos, primos...) los que se quedarían sin la ilusión de la Navidad?. ¿Te gustaría que hubiese alguien con un proyecto como el nuestro que se dedicase a mantener la ilusión de los más pequeños?.






En esta ocasión te pido que compartas este post y además te invito a que dejes un comentario justo aquí debajo.

Y recuerda que como siempre, si tienes cualquier duda/consulta puedes escribirme a sakuracreativemind@gmail.com o bien a través de Facebook.

Un abrazo,
XOXO


Edito: Aquí podéis ver la entrega de juguetes que se hizo.