miércoles, 5 de febrero de 2014

Alegoría cupcakekil

Hoy me he querido reivindicar.

Y es que, en ocasiones, no importa lo que piense la gente de uno sino lo que nosotros realmente sentimos.

A ver si me explico...

Mi sobrino tiene una fe ciega en las habilidades de su tita y claro, cuando tu hermana te llama a las 4 de la tarde para decirte que a las 5 está en casa con toda le troupe y remata la frase con un "y espero que tengas algo rico para merendar, eeeh", dime tú ¿¡¿¡¿qué haces para merendar que sea apetitoso, nuevo, especial, que esté a la altura de las exigencias de tu sobrino?!?!?.




Total; que entre una cosa y otra, lo que decidí fue hacer una alegoría a todos esos sentimientos que tiene un cocinero / pastelero cuando el tiempo pasa, los minutos se le echan encima y tiene uno que entregar un trabajo brillante.

Esos cupcakes en los que la masa se desborda por todas partes en el horneado... Esos frostings que deciden perder su compostura así; porque sí... Esos minutos de más en el horno que han churruscado la base... Ese cupcake que quien sabe el por qué se nos escapa de la mano y siguiendo la ley de Murphy, cae justo del lado del frosting y se "espachurra" todo...




Porque, decidme sinceramente, ¿quien no ha sentido ese pánico cuando está trabajando y el tiempo se le hecha encima y decimos aquello de "no llego, no me va a dar tiempo"?.

¿A quien no le tiemblan las manos mientras ha empuñado la manga pastelera?.

¿Quien no ha tenido algún tipo de fallo y se ha visto obligado a re-hacer un frosting porque la consistencia adecuada "no llegaba"?


Básicamente, ésto ha sido mi reivindicación.

Mi momento de decir "¡¡¡No puedes llamarme a última hora y pretender que en 60 minutos monte un festín!!!".

Aunque reconozco que siempre salgo airosa de toda situación culinaria...

Pero bueno; no os penséis que alguien me ha escuchado ¡eh!.

Mas bien me han ignorado de lo lindo mientras se ponían las botas con los cupcakes de chocolate y merengue de fruta de la pasión.




Al menos, me he consolado a mí misma merendándome un mini bocata de atún mientras veía al resto de mi... jauría (¿?) comer y tomar un rico batido de chocolate y Bailey's.

¿Cuales son vuestros miedos ocultos?. ¿Alguno confesable?.

Un abrazo ;)

P.D.: Aunque no lo parezca, a veces es más complicado que algo te salga mal a que te salga bien.
Mejor no os cuento la que lié para que me salieran "mal" :D


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario. Los leo todos y me hacen muchísima ilusión :)

Un abrazo!.
XoXo

Facebook