Featured

viernes, 22 de marzo de 2013

Cupcakes de Nueces y Chocolate Chips


Buenos mediodías!!.

El post de hoy viene con un "step by step" de la mano.
De esos que me gustan a mí; bien detalladito y con mucha fotito.

Me gustaría contaros un montón de cosas pero ya de por sí se os va a hacer un post larguito y si encima, me pongo yo a hablar… No terminamos ni a las cinco de la tarde así que… manos a la obra!.

Ingredientes:

100ml de Aceite de Oliva Suave (no, no se vale otro).
200gr. de Azúcar (normal).
200gr. de Harina (yo he usado la normal).
3 Huevos M.
1 cdta de Levadura Química (Royal de toda la vida).
120 ml. de Leche Entera o Semi (con la desnatada queda fea).
1 cdta de Vainilla (o Pasta / Esencia / Aroma que queráis).
1 Puñaito de Nueces
1 Puñaito de Chips de Chocolate

*(¿Cuanto pesan los “puñaitos”?. No lo se porque no los he pesado (fallo mío) pero vamos, que va a gusto. Puedes ponérselo como que no. La receta no quedara peor si no se la pones. O puedes poner todo chips y no nueces o al revés; o poner nueces y avellanas o qué se yo!. Lo que se te ocurra).*

Ya está, creo que no me dejo nada  ^___^
Ahora, vamos a prepararlo!!.

Lo primerito de todo; ponemos el horno a 180ºC  con calor sólo por abajo y sin ventilador.
Preparamos la bandeja con las cápsulas.
Y, mezclamos la leche con el aroma / esencia (si es pasta, NO).

Vertemos el aceite en nuestro bowl.


Añadimos el azúcar y lo mezclamos bien.


Ahora, iremos poniendo los huevos uno a uno y batiendo bien cada vez.


 Juntamos la harina y la levadura...


... y la tamizamos “in situ” o la tamizamos antes de empezar y la dejamos preparada pero, en cualquier caso; la añadimos YA.


Vertemos la leche y batimos.


*(Si no queríamos ni frutos secos ni chocolate; ahora es el momento de poner algún tipo de pasta que queramos y lo batimos bien, bien). *

Añadimos las nueces (o los frutos secos escogidos).



Incorporamos también el chocolate.


Y ahora… Toca rellenar!!!.





Recordad de llenar las cápsulas solo 2/3 de su capacidad para evitar males mayores y lo metemos en el horno unos 22 minutitos.



No os olvidéis de dejar un chorretón “marca de la casa”!!!!


Recordad que mi horno es nuevo (menos de un año tiene) y funciona bien pero, el vuestro puede ser que sea un “horno mágico”  ^__^

¡Et voilà!


22 minutillos después, tenemos nuestros cupcakes horneados y nos han dejado un olorcillo en toda la casa que ¡dan ganas de comerse el aire a bocaos!.

Así quedan por dentro.
Esponjosos, para nada secos y suaves, muy suave al paladar.




¡Ah!. Y como regalito; os cuento que he usado capsulas de Wilton; he puesto varias diferentes para que veáis ¡cómo quedan una vez horneadas!.

De lado…


 Y por abajo!.



Espero que os haya gustado y recordad que siempre tengo mi ventanita abierta para cualquier tipo de consulta!!.



Agradecimientos especiales a: “Mis cacharitos de cocina”  

Que bonicos se ven recién fregaitos.











martes, 12 de marzo de 2013

Galletas "Neutras"



Una de las cosas mas difíciles para mí a la hora de cocinar es encontrarle el punto exacto de sabor a las cosas puesto que mi sentido del gusto está atrofiado (Gracias madre; yo también la quiero). El dulce siempre me parece muy dulce y con la sal nunca llego (puesto que me acostumbre a comer sin sal).
A esta receta en concreto, la he ido tuneando y después de varios intentos, creo que he conseguido lo que buscaba, y como masa base es perfecta. Es decir, puedes variarla como gustes ya bien con emulsiones, aromas o esencias. Eso, ya es cosa tuya; pero ten en cuenta las decoraciones (si la vas a decorar), el sabor de la glasa, del fondant o el chocolate.
La intención era conseguir una galleta que al final, después del decorado, no resultase “cargante”, empalagosa o llámese X; y que a su vez, si no quieres un decorado, te sirva para comértela tal cual con un té bien calentito (lo cual sucede en mi casa; aquí gustan mas sin nada).

Ingredientes:
250gr. Mantequilla.
250gr. Azúcar.
1 huevo M
500gr. Harina de fuerza.
3 cucharadita de esencia de vainilla (u otro sabor/aroma/emulsión)

*Si lo queréis así, tal cual, pero “super avainillado”, sustituir un par de cucharadas del azúcar normal por vainilla en azúcar*

Empecemos con el “Step by step”.
(Olvide hacer las primeras fotitos; sorry!!!).

Batimos con unas varillas la mantequilla hasta que quede blanquecina.
Agregamos el azúcar y la vainilla y batimos un par de minutos mas a velocidad media.
Incorporamos el huevo y seguimos batiendo unos tres minutos.


Ahora, comenzamos a echar la harina (previamente tamizada) y mezclamos con una espátula o cuchara (empezamos así para no pringarnos mas de lo necesario).


Seguimos incorporando la harina de a poco y cuando comencemos a tener una consistencia arenosa ya podemos empezar a “meterle mano” a la masa :D


El amasado nos tomará unos 5 minutos mas o menos.
Veréis que poco a poco se ira ligando todo y comenzara a tener una textura muy suave.


Haremos una bola con ella.


La envolvemos en papel film y la dejamos reposar al menos un par de horas en la nevera.

Si querías hacerla de un día para otro, por aquello de adelantar faena, no hay problema. La masa aguantara perfectamente en la nevera unos 3 días. Pero eso sí, aseguraos de envolverla bien, y si acaso, la metéis dentro de un Tupper Ware para evitar que pueda entrarle el aire (cosa que si ocurre, se secará y no nos quedara “guay”)


A partir de aquí y dado mi reciente enfado monumental 
quiero enseñaros un par de cositas que notareis sin ninguna duda cuando hagáis vuestra masa (y por lo cual no deberéis asustaros puesto que es normal)


Necesitaremos un rodillo, un cortador (a saber cual) y 4 hojas de papel vegetal para el horno (yo uso el de Mercadona) (2 para trabajar y las otras dos para el horno).


Encendemos el horno a 180º y lo dejamos calentando en lo que nosotr@s nos liamos la manta a la cabeza con las galletas.

Sacamos la masa de la nevera y (al menos es como YO lo hago) la voy cortando en rodajas de unos 2 dedos de ancho, tipo pan de payes…



Cuando la apretéis, sentiréis como que se granula un poco, que no cunda el pánico!!!! (aún =D )



Tan solo necesitáis amasarla un poquitín con las manos (o lo que viene siendo, jugar con ella). Veréis que con el calor de vuestras manos, la masa se tornara suave y lisa al tacto (Fijaos en los bordes de la siguiente foto).


Hacemos un churro churri-mangui y lo colocamos sobre una de las hojas de papel vegetal.
Con una segunda hoja lo cubriremos…



“Atacamos” con el rodillo...


Hasta extenderlo del grosor que queramos…


Quitamos la hoja superior…


Y con el cortador, comenzamos a cortar!!.


Retiramos el excedente de masa…


Y movemos las galletas a una de las hojas que hemos guardado para la bandeja del horno.


Aquí es cuando lo complicado llega.

Cada horno es un mundo; y en  mi mundo, necesito unos 7-8 minutos con calor por arriba y por abajo y colocando la bandeja a media altura.
Esta es la parte en la que menos puedo ayudaros y que me da muchísima rabia el no poder hacerlo.

De todos modos, las galletas son como las plantas, te avisan… Cuando veas que los bordes comienzan a dorarse es porque ya están listas.



Mientras las galletas están en el horno, nos da tiempo a amasar otra tanda. De ahí que pusiera 2 papeles para el horno; así vamos haciendo “change” y no nos quedamos paradas haciendo nada mientras horneamos.


Ya que estaba puesta en el tema; he querido hacer un “experimento” extra para que veáis la diferencia de horneado entre dos galletas con distinto grosor en una misma tanda de horno.


A no ser que tengáis un rodillo mega-chuli con “topes” (os doy permiso para que me regaléis uno ;) ), conseguir un groso uniforme en TODAS las galletas será un pelín complicado; pero bueno, que no se acaba el mundo.



Si os dais cuenta, la galleta mas fina (la de arriba) siempre tiende a dorarse un poco mas rápido que una galleta mas gordita. Estando en la misma tanda, no es aconsejable abrir el horno para sacarlas, pero igual no os preocupéis porque, como podéis comprobar, no se queda churruscada.
Una nos salio albina, y la otra nos salio mulatita  ;)



Esta es la máxima complicación que os podréis encontrar con mis galletas…


Y hasta aquí hemos llegado.  A partir de ahora vuestras galletas irán saliendo del horno!.

Espero que las probeis, me lo conteis y por supuestisimo, que me lo enseñeis!!.
Mi pagina de Facebook estará siempre abierta para vosotr@s

sábado, 2 de marzo de 2013

Cupcakes de Dulce de Leche



En casa somos muy apasionados del dulce de leche y hasta el momento, nunca se me había ocurrido el hacer una versión de cupcakes de dulce de leche... Así que hoy, manos a la obra!.


Ingredientes:
100ml de Aceite de Oliva Suave.
200gr. de Azúcar (normal).
200gr. de Harina (yo he usado la normal).
3 Huevos M.
1 cdta de Levadura Química (Royal de toda la vida).
120 ml. de Leche Entera o Semi .
1 cdta de Vainilla.



Modus Operandi:
Recalentamos el horno a 180ºC y dejamos ya preparada la bandeja de cupcakes con las cápsulas.
A parte, tamizaremos la harina junto con la levadura.
A velocidad media,  batiremos el aceite y el azúcar en un bol aparte. Uno a uno incorporaremos los huevos y batiremos cada vez.
Ahora, bajamos la velocidad de la batidora y agregamos la harina poco a poco (para no acabar rebozados) y cuando esté bien incorporada añadiremos la leche con la vainilla y volvemos a subir a velocidad media durante un par de minutos.
Repartimos la mezcla siempre con cuidado de no llenar mas de 2/3 y hornearemos unos 20-22 minutos.
  


Para la buttercream de Dulce de Leche:

200 gr de mantequilla sin sal
200 gr de azúcar glas
3 cucharadas hermosas de Dulce de Leche

Sacamos la mantequilla de la nevera entre una hora y dos horas antes de hacer el buttercream. Si hace mucho calor en la habitación, con una hora bastará.

Tamizamos el azúcar glas (mejor si es Icing Sugar). Batimos mantequilla con azúcar hasta que la mezcla se aclare y esté homogénea. Añadimos las cucharadas de dulce de leche y batimos hasta que la mezcla esté homogénea y cremosa.







Copyright © 2015 Sakura Creative Mind